Restaurantes bodas Barcelona: comida para el día más bonito de tu vida

Qué emocionante el día de la boda de una persona. Lo tienes todo casi controlado pero siempre te queda la duda de si estará algo en el aire, si te fallará algo o te falta algo por controlar. La comida suele ser uno de los aspectos más delicados en las bodas.

Los restaurantes bodas Barcelona saben de lo que estoy hablando y por eso ofrecen servicios muy especiales para las bodas.

Menús parar todos los gustos

restaurantes bodas Barcelona Hasta hace unos años los menús en las bodas eran muy tradicionales, aperitivos en la recepción y luego unos entrantes tipo chacina del tipo jamón, caña de lomo, también queso, también marisco y como plato a elegir entre carne o pescado.

Aún en la actualidad siguen incluyendo este tipo de menú pero a la gente le gusta innovar y a los chefs más aún.

Entonces, nos adentramos en unos experimentos que a veces no salen del todo bien y la gente puede quedarse con hambre, porque los platos innovadores no se concentran precisamente en innovar con grandes cantidades.

Pero en algunos casos nos sorprenden gratamente, por ejemplo con los sorbetes o las delicatessen variadas.

La alimentación en las bodas lo es todo, la gente habla después de la boda por la comida, es así, se lo puede pasar mejor o peor, pero siempre hablan de la comida.

Algunas personas estiman que el marisco es la mejor solución y cargan las mesas de grandes bandejas de toda clase de mariscos pero a otras no les interesa más el marisco que la carne.

Invitados para todos los gustos

restaurantes bodas Barcelona Y siempre en todos las bodas existen personas especiales, que son aquella que no pueden comer de todo, en mi boda tuve a dos vegetarianos veganos, no comían casi de nada, al final el servicio de catering tuvo la delicadeza de adaptar un menú a ellos y estuvieron encantados.

La calidad de la comida de un restaurante de bodas es importante pero también lo es la atención que le presten a los invitados.

Aunque sabes qué es lo mejor, elegir lo que realmente te guste a ti, aunque después tampoco comas mucho, si eres como yo te pasarás la velada saludando a la gente y hablando con ellos. No lo hagas, no durarás sin comer más de las 12 de la noche (si tu boda es por la tarde claro).

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *